La deliciosa combinación del almidón de yuca y el queso costeño hacen de este panecillo el mas apetecido por los vallecaucanos, a toda hora cae bien con un delicioso kumis casero, café colombiano, café en leche, chocolate o con cualquier bebida sabe bien.